¿QUIERE COMPRAR UNA CASA?

¡Enhorabuena! Usted ha decidido comprar justo en un buen momento.

Los precios están en el punto más bajo desde hace años y presentan cierta estabilidad.

Los tipos de interés en mínimos históricos y estables.

Los bancos están empezando a hacer que el crédito hipotecario fluya.

Puede encontrarlos a tipo fijo o tipos de interés variable.

Una situación óptima para comprar: Pero no hay que equivocarse, hay mucha oferta y eso nos puede llegar a confundir.

¿Por qué quiere cambiar de casa?

¿Realmente necesita, o simplemente quiere, quiere comprar o cambiar de casa?

Es una decisión muy importante para tomárselo a broma. Conlleva muchas connotaciones (económicas, familiares, de forma de vida, cambio de costumbres…) que pueden o no ser ventajosas.

Cuando se pregunte por qué quiere comprar o cambiar de casa puede encontrar respuestas de este tipo:

  • Familiares. Su familia ha crecido o disminuido y necesita que su nuevo hogar se adapte a la nueva situación familiar.
  • Económicas. Su nueva situación económica requiere un nuevo hogar que se adapte a dichos cambios.
  • Laborales. Su nuevo trabajo requiere de un nuevo hogar.
  • Independencia familiar. Se plantea crear su propio hogar.

Si no hay un por qué, no estamos hablando de una necesidad. Tiene que tener claro el por qué para poder seguir adelante.

¿Para cuándo quiere cambiar de casa?

Tan importante como el “por qué” es el “para cuándo”.
La prisa es mala consejera. Por el contrario, si no tiene un plazo concreto, lo único que va a conseguir es confundirse viendo y viendo propiedades, sin llegar a una conclusión.

El proceso de compra se hace largo, pesado y frustrante si no se tiene un motivo y un plazo para llevar a cabo la compra.
El tener o no un objetivo es lo que diferencia a un comprador de una casa de un “turista inmobiliario”.

Sus necesidades reales:

Ahora se trata de hacer un ejercicio de realismo.
Trabaje sobre la lista anterior de deseos. Aquí es donde reflexiona sobre qué características puede llegar a renunciar, y cuáles otras son irrenunciables para usted.

Aquellas a las que usted puede renunciar, son solo deseos.
Las que para usted son irrenunciables, son sus necesidades.

Sea sincero, procure no engañarse a sí mismo.
Las tiene que conseguir poner por orden. Tiene que ser capaz de clasificarlas en “necesidades” y “deseos”.

¿Cómo le gustaría que fuera su nueva casa ideal?

Su “carta de deseos”.
Defina la vivienda que le gustaría, justificando la razón de cada una de las cosas que pide.

Obtenga de esa forma una lista de deseos que conforman “su casa ideal”. Recuerde que en ella es tan importante cada cosa que desea, como el motivo de cada una de ellas…

Usted ahora se encuentra en el mundo de la fantasía, del deseo. Pero le servirá de base para seguir trabajándola, más tarde.

Su presupuesto ¿Necesita financiación hipotecaria?

 

La compra de una vivienda es una de las mayores inversiones que, posiblemente, vaya a realizar en su vida. Muchas veces, la mayor. Equivocarse puede resultar caro en muchos aspectos…

Con una inversión de esta índole, los errores pueden ser del mismo tamaño. Tiene que estar seguro de que la vivienda le gusta y de que la puede o podrá pagar.
Recuerde, está jugando con sus ilusiones y con su futuro…

El presupuesto ha de ser realista. Si “se pasa”, verá casas que luego no podrá comprar y se llevará una desilusión.
Si se queda corto, verá casas que no le satisfacen. Eso sólo le servirá para perder tiempo. Y el tiempo es dinero…

 

Tiene que tener un presupuesto claro y ajustado, para lo cual tiene que haber trabajado sobre temas como:

  • ¿Cuánto dinero, de sus ahorros u otras fuentes, puede aportar inicialmente a la compra de la vivienda?
  • En el supuesto de que necesite financiación hipotecaria. ¿Cuánto puede y quiere pagar por la cuota mensual de la hipoteca, como mucho?
  •  Con lo anterior, ¿Qué hipoteca me concederán como máximo?
  • ¿Qué gastos conlleva la compra de una vivienda?
  • ¿Qué gastos acarrea la constitución de la hipoteca de una vivienda?
  • ¿Qué impuestos ocasionan la compra de una vivienda?

A la de conseguir la financiación hipotecaria es mejor que valore distintas opciones, que le ofrezcan distintas entidades bancarias.
Con todo lo anterior, ya tendrá su presupuesto. Eso le hará ahorrar mucho tiempo y afinar más en su compra.

Z

Empezando a ver casas

Ahora ya puede empezar a trabajar. Pero sólo es el principio. Es la base que necesita.

A partir de ahora tiene que convertirse en todo un experto en el manejo de los portales inmobiliarios.

Hay que filtrar y filtrar… Descartar y descartar… Tiene que ir controlando toda la oferta de casas que podría cumplir sus necesidades y gustos, comprobar con cuales estaría perdiendo el tiempo y concretar visitas con las que podrían llegar a ser su futura casa.

Un arduo trabajo, que llevará mucho tiempo y con el que siempre tendrá miedo de equivocarse. Pero no se puede “ver todo”… no hay tiempo… y, con el tiempo… no hay ganas… Puede llegar a ser frustrante.

Z

El compromiso: la firma de los contratos de compraventa

Ya lo tiene todo claro. No quedan flecos. Es una inversión muy seria… ¿Qué firma? ¿Qué no firma? Lo que me proponen… ¿Me perjudica en algo?… Voy a hacer la mayor inversión de mi vida… ¿Estará mi “cuñado listo” a la altura?…

Si no tiene un buen Agente inmobiliario de compradores del que esté seguro de que defiende únicamente sus intereses… búsquese un abogado.

Z

Las visitas a las viviendas interesantes

Son imprescindibles. Hay que “sentir” la casa. Comprobar que “se ve viviendo en ella”. Si no ha hecho bien todo el trabajo anterior, se va a aburrir de ver casas.

Tantas, que se puede liar… Las puede llegar a “mezclar todas”… Eso acaba siendo frustrante. La mayor parte de las veces tendrá la clara sensación de estar perdiendo el tiempo. Se sentirá “un turista inmobiliario”.

Las posibilidades de éxito aumentan mucho si ha hecho bien todo lo visto hasta ahora. Es la única forma de encontrar la casa que quiere sin perder tiempo y sin que sea un proceso frustrante…

Z

La financiación

Se supone que ya la ha visto antes. Pues si es en este momento cuando va a verla, puede que ya sea demasiado tarde.

Pero es ahora cuando la tiene que concretar. Si hiciera falta financiación, ahora hay que acabar de prepararla.
Prepare la documentación necesaria y luego compare las ofertas que reciba de los bancos y decida la mejor para usted.

Z

La negociación

Ya ha visto la casa que le gusta. La quiere.

La ha comparado con otras casas a la venta, y le parece bien. Pero hay que afinar algunos flecos (desde precio, qué se queda en la casa, cuándo se la entregarían…). Cosas que hay que negociar: Los gastos de la compraventa, los impuestos, etc.

Tiene que ser un experto negociador para no acabar enfrentándose al propietario y que a pesar de haber encontrado la casa que buscaba, todo el trabajo no haya servido para nada…

Z

La notaría

Es un momento de nervios. Mucha gente “pululando”.

Intente enterarse de todo… pero es muy difícil. Por más interés y profesionalidad que tenga el Notario… hay mucha gente involucrada (vendedores, Agentes, Banco…).

La mayor parte de la gente acaba firmando sin enterarse de lo que está firmando… ¡¡¡Qué bueno sería que unos días antes alguien le explicara TODO lo que va a pasar en la notaría!!!

¡Ya hemos terminado!

Por fin tenemos la casa nueva. Aunque parezca mentira, todo ha acabado bien…
Ahora sólo faltan los trámites de cambios de titular de suministros, el IBI, la comunidad… ¡¡¡Ya está en su nueva casa!!!